Diario Vasco
img
Limpiando la cabeza
img
Fernando Becerril | 22-09-2016 | 16:49

La Real ganó a una especie de coco que nos fabricamos la temporada pasada cuando los amarillos de Las Palmas nos dieron unas cuantas lecciones de fútbol en unos pocos meses. Fue un triunfo rotundo en el que además de jugar bien se dieron toda suerte de circunstancias favorables. Fue una de esas victorias en las que lo que menos vale son los tres puntos porque hay algo que nuestro equipo necesita todavía más como es limpiar la cabeza y recuperar la confianza en su propia capacidad.

Las señales de alarma eran claras. El equipo jugaba agarrotado, con miedo a perder el balón y meterse en un lío, las indecisiones tanto en ataque como en defensa convertían posiciones de fuerza en situaciones de debilidad. De hecho tanto en Pamplona como en Anoeta frente al Espanyol los nuestros no se liberaron hasta que no llegó el primer gol. Mientras, en el entorno, nos flagelábamos con una música que hace diez años nos ayudó a marcharnos a Segunda: “Lo hacemos todo mal. Los jugadores son unos niños consentidos; el entrenador, bobo; el director deportivo, absurdo y el presidente… Ése es el peor, que encima los mantiene”.

Mikel González le puso nombre la semana pasada: “No me quiero intoxicar por tanta negatividad”. Pero una cosa es ponerle nombre a una situación y otra que hacerlo sirva de exorcismo para que esa carga negra que respiramos no te afecte. Fue precisamente Mikel el que más se equivocó en la jugada del penalti en Villarreal. Había salido la Real como no lo había hecho al menos desde enero. El submarino sufría. Y un error puntual se convirtió en un penalti que les desactivó por completo. Ni siquiera se convirtió en gol. No hizo falta ni eso para que a nuestros jugadores les temblaran las piernas y se vieran perdiendo 2-0 en un momento.


Cuando un equipo está seguro de sí mismo, cuando la cabeza está limpia y sin miedos, un golpe no te derriba, especialmente cuando no ha pasado nada, cuando sigues estando empatado y has sido superior hasta ese momento. Pero en Villarreal un error sin consecuencia en el marcador te dejó con las piernas de algodón y te costó el partido. Después la mejor Real en meses hizo méritos para empatar, pero enfrente no estaba un equipo menor y los guipuzcoanos regresaron sin nada en las maletas y una frustración añadida.Es normal que el partido de Anoeta, sólo tres días después, diera a la gente un poco de yuyu. Televisión en abierto, una hora intempestiva, festival de cine… Menos gente en Anoeta que cuando estábamos en Segunda y eso que hacía una noche como para no quedarse en casa. Se daban todas las circunstancias para pasar un mal rato pero la Real salió presionando con todo y se cenó a un rival muy serio. La alineación, como la de El Madrigal, contaba con los mejores futbolistas de la plantilla. Ninguna precaución añadida. A por ellos. Con todo.La consecuencia fue un gol en el primer ataque, veinte minutos más en los que la Real entraba por todas partes ante un adversario que parecía indefenso, a pesar de lo bien que suele jugar con rotaciones y sin ellas, y una jugada afortunada que dejó el partido resuelto. Un alivio y una invitación al optimismo, aunque con 2-0 y diez rivales enfrente tampoco hay motivo para disparar euforia como tres días antes se había disparado veneno.

No necesitamos este tipo de exageraciones, ni la unas ni las otras. Llegarán malos días, quizás pasado mañana en Eibar, que hace unos meses la Real fue limpiamente superior en Ipurua y terminó perdiendo. Podemos ir hacia arriba o hacia abajo, qué sé yo, pero una cosa sí sé, si estos jugadores se liberan y salen a jugar en todas partes como lo han hecho esta semana, vamos a terminar disfrutando. Entre tanto tratemos de evitar las malas músicas, las que critican hasta los aciertos, las que defienden hasta los errores. Vamos a tratar de echar una mano a los que nos representan, que todavía no creo que tengan la cabeza limpia del todo y les vamos a necesitar bien despejados para llegar a donde pueden hacerlo.