Diario Vasco
img
Autor: eurofan93
‘Tierra de Dios’, cine para los sentidos
img
Asier Manrique | 01-02-2018 | 8:21| 0

God's Own Country | Tierra de DiosTIERRA DE DIOS

Título original: God’s Own Country

Año: 2017

Duración: 104 minutos

País: Reino Unido

DirecciónFrancis Lee

GuionFrancis Lee

MúsicaDustin O’Halloran y Adam Wiltzie

FotografíaJoshua James Richards

RepartoJosh O’Connor, Alec Secareanu, Gemma Jones, Ian Hart, Harry Lister Smith,Melanie Kilburn, Liam Thomas, Patsy Ferran, Moey Hassan, Naveed Choudhry,Sarah White, John McCrea, Alexander Suvandjiev y Stefan Dermendjiev

ProductoraInflammable Films / Magic Bear Productions / Met Film Production / Shudder Films / British Film Institute / Creative England. Distribuida por Orion Pictures

Género: Drama / Romance

Johnny Saxby es un joven granjero de Yorkshire que intenta evadirse de sus problemas con el alcohol y el sexo. Cuando llega al pueblo durante la primavera un inmigrante rumano para trabajar en la cría de ovejas, su visión de la vida cambiará de forma radical. (FilmAffinity)

Tenía ganas de ver y valorar ‘Tierra de Dios’, una de esas películas que van creciendo con el boca a boca y te terminan llevando a la sala de cine. En este caso, y por el limitadísimo pase por salas de cine que tuvo en España, he tenido que esperar para poder verla, qué se le va a hacer.

God's Own Country | Tierra de Dios

‘Tierra de Dios’ es la ópera prima de su director, Francis Lee. Después de años trabajando como actor en Londres, vuelve a su tierra natal, Yorkshire, y nos presenta un drama donde la vida rural, la homosexualidad, los prejuicios y el racismo cobran vida entre las montañas del condado de York. Hay quien la compara con ‘Brokeback Mountain’, yo también me he acordado de aquella, pero esta tiene otros matices que la vuelven igualmente interesante.

Muy parca en palabras, ‘Tierra de Dios’ es una película de gestos y miradas. La cinta se sostiene sobre cuatro personajes de campo, gente de pocas palabras, duros en el trato y que llevan el esfuerzo y el trabajo hasta el límite. En ese entorno crece el personaje principal, interpretado por Josh O’Connor. Se trata del hijo de un granjero enfermo (Ian Hart) después de sufrir un episodio cardiovascular y que se tiene que hacer cargo de la explotación ganadera. Ha sido educado para ser un hombre rudo y las carencias afectivas que ha sufrido durante toda su vida le llevan a reprimirse en su modo de expresarse y sentir.

God's Own Country | Tierra de Dios

Todo cambia cuando un trabajador rumano (Alec Secareanu) llega a la granja, en principio, para ayudarles durante la época en la que las ovejas están teniendo a sus crías. Es este personaje el que trastoca todo en Johnny, le pone contra las cuerdas y le da de probar de su propia medicina. Ambos encontrarán en el otro la mitad que necesitan para completarse: uno para empezar a romper su coraza y el otro un ancla a un lugar al que por fin pueda llamar hogar.

‘Tierra de Dios’ se diferencia de otras películas de temática LGTB, vaya etiqueta más estúpida, en que la homofobia del entorno no juega un papel fundamental. En este caso ganan más peso el miedo al rechazo y la homofobia interior del personaje de Johnny como conflictos dramáticos en la cinta. Francis Lee construye un entorno familiar donde no se le reprocha al protagonista su orientación sexual, distanciándose así de la recurrente ‘Brokeback Mountain. En el pueblo saben que Johnny es gay, su padre y su abuela (Gemma Jones) aceptan su relación con el personaje de Secareanu porque ven que este le hace bien.

God's Own Country | Tierra de Dios

Fantásticamente interpretada, el espectador va poco a poco asistiendo a esas barreras autoimpuestas por los personajes que se van rompiendo. La expresión facial de sus actores, especialmente de Josh O’Connor, nos va dando toda la información que omite con palabras, es por esto que ‘Tierra de Dios’ es una experiencia cinematográfica tremendamente rica, porque huye de la corriente actual que inunda las películas de diálogos explicativos de todo.

Se le podría achacar no ser más pasional en la construcción de la relación entre los dos chicos; no hubiese tenido sentido si atendemos al tipo de personajes que son y las carencias que arrastran. Se le puede achacar cierto exceso en algunas imágenes, como partos de animales, pieles que se cortan, etc.; pero dota a la película de una total honestidad con el entorno y sus gentes.

God's Own Country | Tierra de Dios

Ópera prima más que solvente y una historia que viene a actualizar, en cierta manera, la historia de ‘Brokeback Mountain’. Eso sí, me quedo más con este filme británico que con la historia de Jake GyllenhaalHeath Ledger. Aquí no hay miedo a mostrar nada, la honestidad inunda cada plano y permite así construir una cinta, independientemente de si al espectador le gusta o no, que no trata de engañar en ningún momento. ¿Podría ser más grande y mejor? Sí, pero podría ser igualmente peor.

Lo mejor: Todo respira honestidad.

Lo peor: Que la comparación con ‘Brokeback Mountain’, por temática, planteamiento, tipo de historia, etc. es inevitable.

God's Own Country | Tierra de Dios

Ver Post >
‘El corredor del laberinto: La cura mortal’, final digno para una saga que ha dado tumbos
img
Asier Manrique | 30-01-2018 | 8:37| 0

El corredor del laberinto: La cura mortalEL CORREDOR DEL LABERINTO: LA CURA MORTAL

Título original: Maze Runner: The Death Cure

Año: 2018

Duración: 142 minutos

País: Estados Unidos

DirecciónWes Ball

GuionT.S. Nowlin (Novela: James Dashner)

MúsicaJohn Paesano

FotografíaGyula Pados

RepartoDylan O’Brien, Kaya Scodelario, Will Poulter, Katherine McNamara, Thomas Brodie-Sangster,Nathalie Emmanuel, Barry Pepper, Giancarlo Esposito, Rosa Salazar,Dexter Darden, Walton Goggins y Jacob Lofland

ProductoraGotham Group / Temple Hill / 20th Century-Fox Film Corporation

Género: Ciencia ficción / Acción

Thomas no puede confiar en CRUEL. La organización le borró sus recuerdos y lo encerró en el Laberinto. Luego lo dejó al borde de la muerte, en el Desierto. Y lo separaron de los Habitantes, sus únicos amigo. Ahora CRUEL asegura que el tiempo de las mentiras ha terminado. Con toda la información que reunió gracias a las Pruebas, está en condiciones de avanzar en la cura de la Llamarada. Pero Thomas debe pasar por la Prueba Final. ¿Logrará sobrevivir al procedimiento? ¿Será cierto que se terminaron las mentiras? Quizá la verdad sea más terrible aún… una solución letal, sin retorno. (FilmAffinity)

Tercera y última entrega de la franquicia El corredor del laberinto. Similar a la exitosa Los juegos del hambreDivergente, la historia en el libro se dividía en tres partes, pero, al contrario que las otras dos sagas, esta sí ha respetado la extensión original. Es uno de los pocos aciertos que han tenido tras una primera entrega más que interesante y una que hizo aguas.

El corredor del laberinto: La cura mortal

En esta última parte las cosas se ponen más en orden y nos encontramos con una historia mejor armada, con una mejor realización y una mejor gestión del ritmo. El guion sigue siendo muy endeble y la premisa complicada de defender, pero no por eso es menos disfrutable.

En esta ocasión Wes Ball, director de las tres entregas, ha optado por darle más peso a la acción sobre el resto de la trama, una decisión más que acertada visto el resultado final. La película corrige los errores de Las pruebas para regalarnos dos horas y veinte minutos de acción casi sin tiempo para tomar aire. Estéticamente mejora la cinta y esto también la vuelve más disfrutable.

El corredor del laberinto: La cura mortal

Es una película especialmente hecha para los fans de la saga literaria y de películas. Apenas se explican los hechos ocurridos en las dos anteriores películas, por lo que si no has seguido esta franquicia será complicado que te puedas situar en el punto de la historia. Decisión discutible, porque dificulta que espectadores ajenos se sumen en este punto y condicionas todo a los seguidores que has tenido anteriormente.

Dylan O’Brien carga sobre sus hombros con todo el peso de la película y se desenvuelve con acierto. El actor al que conocimos en ‘Teen Wolf’ ha cumplido con su labor de héroe de acción. Un accidente gravísimo que sufrió durante el rodaje de una escena de la película obligó a retrasar el rodaje y estreno de la película un año. Recuperado ha retomado un rol donde se le ve más cómodo que en la anterior parte.

El corredor del laberinto: La cura mortal

Junto a él tenemos de nuevo a un Thomas Brodie-Sangster que funciona de maravilla como secundario. También vemos a SPOILER Will Poulter, que regresa a la franquicia para cerrar un capítulo que quedó en el limbo en la primera parte FIN DEL SPOILER.

Película de acción más que correcta, con buenas actuaciones y una estética fantástica, la mejor de la franquicia. El guion sigue siendo endeble, pobre y poco agradecido, pero son los actores y el cineasta los que levantan una función que habría hecho aguas de haber estado en manos de los autores de Divergente. Final digno para una saga que podría haber naufragado de no haber corregido los errores de la segunda parte.

El corredor del laberinto: La cura mortal

Lo mejor: El esfuerzo de todos los actores y el director en levantar una película que podría haber quedado muy mal.

Lo peor: El guion es muy poco agradecido y necesita de muchas capas de envoltorio en forma de efectos especiales para poder salir a flote.

El corredor del laberinto: La cura mortal

Ver Post >
‘120 pulsaciones por minuto’, baño de realidad sin maquillaje
img
Asier Manrique | 25-01-2018 | 8:33| 0

120 PULSACIONES POR MINUTO

Título original: 120 battements par minute

Año: 2017

Duración: 143 minutos

País: Francia

DirecciónRobin Campillo

GuionRobin Campillo y Philippe Mangeot

FotografíaJeanne Lapoirie

RepartoNahuel Pérez Biscayart, Adèle Haenel, Yves Heck, Arnaud Valois,Emmanuel Ménard, Antoine Reinartz y François Rabette

ProductoraLes Films de Pierre

Género: Drama

París, principios de los años 90. Un grupo de jóvenes activistas intenta generar conciencia sobre el SIDA. Un nuevo miembro del grupo, Nathan, se quedará sorprendido ante la radicalidad y energía de Sean, que gasta su último aliento en la lucha. (FilmAffinity)

Premiada con la Palma de Oro en Cannes y numerosos premios por todo el mundo, ‘120 pulsaciones por minuto’ era una de estas películas que estaba esperando con muchas ganas. La película narra la lucha que a principios de los 90 llevan desde el grupo Act Up para conseguir ayuda institucional para los enfermos de sida.

La película llega en un momento donde el sida ha dejado de ser una enfermedad que mata en occidente, aunque en un punto donde los contagios vuelven a subir. Se reivindica, por tanto, como una necesaria llamada de atención para que nuevas generaciones, que no vivieron el momento más duro del sida, vuelan a tomar conciencia sobre una enfermedad que ha costado la vida de decenas de millones de personas en todo el mundo. Un toque de atención, para el que Robin Campillo no ha querido poner filtros. Película directa y clara, sin dobleces.

Bien interpretada, ‘120 pulsaciones por minuto’ es la reivindicación de un prácticamente desconocido Nahuel Pérez Biscayart como actor a tener muy en cuenta. El argentino, que ha aprendido francés a una velocidad de vértigo, hace suyo el personaje de Sean. A pesar de ser una película coral, el suyo es el papel más agraciado, el que permite mayor lucimiento, y no desaprovecha ni un minuto en pantalla. Interesante también el trabajo de Adèle HaenelArnaud Valois.

El principal acierto de la cinta es en retratar con total veracidad lo que ocurría, cómo se vivía y cómo se sufría la enfermedad. No escatima en escenas explícitas, que si bien pueden echar atrás al sector más puritano de los espectadores, el espectador llegará a agradecer la honestidad con la que está filmada. No es una película porno, pero tampoco hay que ocultar lo que pasaba y cómo pasaba, para que nos entendamos.

Si hay algo que quitaría a la película son las repetidas escenas en discotecas. Entiendo que era parte del día a día, pero alargan innecesariamente la historia. Así mismo, se podría reducir en unos 20-30 minutos la duración total y habría quedado una película más compacta y llevadera. 143 minutos, aunque llenos de buen cine, se hacen pesados.

Cine reivindicativo, bien trabajado y comprometido. Cine europeo por su atrevimiento y su crudeza. No escatima en detalles y en veracidad, porque no hay nada que escatimar. Importantísimo grito de denuncia ante las atrocidades que se cometieron con millones de personas que fueron abandonadas a su suerte, olvidados por gobiernos y farmacéuticas. Esta lucha es la que ha permitido que hoy la situación sea muy diferente.

Lo mejor: Es claro y directo.

Lo peor: Le sobran 20-30 minutos que hubiesen aligerado el conjunto y condensado mejor el mensaje.

8

Ver Post >
‘Los archivos del Pentágono’: “La prensa está para servir a los gobernados y no a los gobernantes”
img
Asier Manrique | 23-01-2018 | 9:17| 0

The Post - Los archivos del PentágonoLOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO

Título original: The Post

Año: 2017

Duración: 116 minutos

País: Estados Unidos

DirecciónSteven Spielberg

GuionLiz Hannah y Josh Singer

MúsicaJohn Williams

FotografíaJanusz Kaminski

RepartoTom Hanks, Meryl Streep, Jesse Plemons, Bob Odenkirk, Matthew Rhys,Michael Stuhlbarg, Sarah Paulson, Alison Brie, Carrie Coon, David Cross,Bruce Greenwood, Tracy Letts, Bradley Whitford y Zack Woods

ProductoraAmblin Entertainment / DreamWorks SKG / Pascal Pictures / Participant Media. Distribuida por 20th Century-Fox Film Corporation

Género: Drama

En junio de 1971, los principales periódicos de EE.UU., entre los que se encontraban The New York Times y The Washington Post, tomaron una valiente posición en favor de la libertad de expresión, informando sobre los documentos del Pentágono y el encubrimiento masivo de secretos por parte del gobierno, que había durado cuatro décadas y cuatro presidencias estadounidenses. En ese momento, Katherine Graham, primera mujer editora del Post, y el director Ben Bradlee intentaba relanzar un periódico en decadencia. Juntos decidieron tomar la audaz decisión de apoyar al The New York Times y luchar contra el intento de la Administración Nixon de restringir la primera enmienda… Historia basada en los documentos del Post que recogían información clasificada sobre la Guerra de Vietnam. Su publicación generó un enorme debate sobre la libertad de expresión y acabó en una dura batalla legal ante el Tribunal Supremo. (FilmAffinity)

The Post - Los archivos del Pentágono

En los últimos años hemos tenido varios ejemplos de películas que reivindican el papel crucial que juega la prensa: tenemos ahí la irregular La verdad o la oscarizada SpotlightSpielberg utiliza ‘Los archivos del Pentágono’ para lanzarnos potentes mensajes sobre cómo debería ser el papel de la prensa, de la política o de las mujeres en la sociedad. Y lo hace tan bien.

Empezaré por lo malo, que terminaré antes, y luego ya pasaré a todo lo bueno, que es mucho. La única pega que se me ocurre es el ritmo de la película. Es lenta, y no es accesible para todo el público, especialmente para los que no están acostumbrados a un cine con muy poca acción y mucho diálogo; diálogos no del tipo de Marvel.

The Post - Los archivos del Pentágono

Y ahora lo bueno. La película sirve como reivindicación continua de cosas, pero Spielberg, que es un cineasta hábil, lo hace de tal modo que no todo necesita verbalizarlo, aunque muchas cosas las verbaliza, innecesariamente. Especialmente potente es el mensaje feminista que lleva implícita la película. El papel de Meryl Streep saca a relucir el complicadísimo rol que tienen las mujeres en la sociedad, y mucho más cuando se tienen que codear en ciertas esferas de poder donde su participación está mal vista. El golpe en la mesa que Streep da en un momento es empoderador, alienta a revelarse contra el sistema establecido, seguir su propio camino y decir: “Aquí estamos nosotras”. Las lágrimas de Streep en ese preciso momento resumen lo duro que es derribar barreras para todas las personas que no son hombres, blancos, heterosexuales y de países occidentales, pero también son lágrimas de felicidad.

The Post - Los archivos del Pentágono

Spielberg tiene claro el papel que debe jugar la prensa en la sociedad. Insisto en el debe, porque no siempre lo cumplimos desde los medios. El director de El puente de los espías refleja en el personaje de Tom Hanks sus reflexiones. Es Spielberg hablándonos de que la prensa debe ser valiente, deberse a sus lectores y no a poderes políticos o empresariales. Cuando la prensa se dedica a hacer bien su trabajo los resultados son ejemplares, cuando nos olvidamos de posibles amenazas e influencias de arriba, entonces es cuando salen a relucir los verdaderos éxitos del periodismo, los que hacen temblar los cimientos. Es importantísimo el mensaje que da sobre la prensa, pero se condensa en la reflexión que hace el Supremo estadounidense, y no un periodista, el verdadero mensaje de la película: “La prensa está para servir a los gobernados y no a los gobernantes”. Poco más que añadir.

The Post - Los archivos del Pentágono

El primer punto y el segundo, feminismo y periodismo, sirve para sacar a relucir los colores de la política, tercera pata de la película. Aunque es el que menos se ve, ya que se habla de él pero no se muestra, es la más velada de todas. Las pocas escenas en las que vemos a ese presidente, de infausto recuerdo, Nixon, sirven para que Spielberg se deje de sutilezas y vaya al grano. Es el lado más duro de todos. Los políticos malos salen a relucir sin dobleces, son malos, nefastos para el futuro del país y harán cosas malas. No hay lugar para intentar mostrarnos los grises, en esta película la política se tiñe de un negro que asusta. Pero, en el fondo, ¿no pensamos todos un poco como lo hace Spielberg?

Gran película, bien escrita, bien actuada (aunque Tom Hanks roce la sobreactuación) y bien filmada. Vuelve a sacar al Spielberg comprometido que nos trajo ‘La lista de Schlinder’Salvar al Soldado Ryan o, más recientemente, El puente de los espías, el Spielberg menos espectacular pero más eficaz. No le auguro un futuro con muchos premios, pero sí una presencia necesaria en la carrera.

The Post - Los archivos del Pentágono

Lo mejor: Lo claro que Spielberg tiene cuál debería ser el papel de la mujer, de la prensa y de la política en la sociedad.

Lo peor: El ritmo se puede hacer pesado y Tom Hanks roza la sobreactuación.

The Post - Los archivos del Pentágono

Ver Post >
‘El instante más oscuro’, la importancia de un gran actor como Gary Oldman
img
Asier Manrique | 18-01-2018 | 8:31| 0

El instante más oscuroEL INSTANTE MÁS OSCURO

Título original: Darkest Hour

Año: 2017

Duración: 125 minutos

País: Reino Unido

DirecciónJoe Wright

GuionAnthony McCarten

MúsicaDario Marianelli

FotografíaBruno Delbonnel

RepartoGary Oldman, Ben Mendelsohn, Kristin Scott Thomas, Lily James, Stephen Dillane,Richard Lumsden, Philip Martin Brown, Brian Pettifer, Tom Ashley, Jordan Waller,David Olawale Ayinde, Michael Bott, Danny Stewart y John Locke

ProductoraWorking Title Films

Género: Bélico / Drama

Drama ambientado en 1940, cuando Winston Churchill se convierte en primer ministro británico en un momento realmente crucial de la Segunda Guerra Mundial, pues los nazis avanzan imparables conquistando prácticamente la totalidad del continente europeo y amenzando con una invasión a Inglaterra. Churchill deberá entonces explorar la posibilidad de un tratado de paz con Alemania, o ser fiel a sus ideales y luchar por la liberación de Europa. (FilmAffinity)

Hay películas que son grandes tengan los actores que tengan. Hay películas grandes que se hunden por una mala elección de reparto. Pero también ocurre al contrario, cuando una película mala o normal pasa a ser buena por el trabajo del reparto, o de un actor en concreto.

El instante más oscuro

Hablar de Gary Oldman es hablar de uno de los mejores actores de la historia. Podría mencionar películas como El quinto elemento‘Drácula’‘El topo’, la trilogía de ‘El Caballero Oscuro’‘Harry Potter’ y un larguísimo etcétera. Tenerle en una película es siempre garantía de éxito, ya que es capaz de sacar adelante prácticamente cualquier papel que se le ponga delante.

Irreconocible como Winston Churchill, Oldman se convierte en el único aliciente de un biopic que repite paso por paso los esquemas de los biopics actuales. Olvidadas ya las películas biográficas que narran toda la vida del personaje en cuestión, últimamente tenemos cierta saturación de películas biográficas que toman un momento muy concreto de la historia y la llevan al cine. En este caso, tenemos los primeros instantes de Churchill como Primer Ministro, en pleno estallido de la Segunda Guerra Mundial y con los alemanes llamando a sus puertas.

El instante más oscuro

El propio Churchill es, por méritos propios, uno de los personajes históricos más interesantes para poder llevar al cine. Guarda ese aire de personaje clave, que lo fue, cierto misterio, un lado peculiar que lo convierte en atractivo para la historia y un legado que ha dejado para la posteridad en forma de citas que políticos de todo el mundo repiten como loros.

En cuanto a la película cumple, pero rezuma un aire de pretenciosidad que juega en su contra. Todo el rato nos trata de convencer de que es un peliculón, una obra maestra, algo impresionante, y no es así. Es una película correcta, bien hecha y poco más. Ni sorprende, ni llama la atención, ni reinventa el cine, ni es apasionante. Es una película levantada por un actor en estado de gracia.

El instante más oscuro

Gary Oldman ya ha ganado el Globo de Oro por su trabajo, y se asoma a una temporada de premios que parece que le será muy provechoso. Se avecina hacia el Óscar que nunca ha recibido. Sí, Leonardo Dicaprio no era el único con una cuenta pendiente con la Academia. Su actuación aquí es enorme, tanto que se convierte en el único aliciente de toda la película. Nos deja con la boca abierta en cada escena. Muy probablemente haya creado el mejor Churchill de la historia del cine, y el mérito es únicamente suyo.

Lo mejorGary Oldman, que casi con toda seguridad conseguirá saldar su deuda pendiente con los Óscars.

Lo peor: La película trata de convencernos como espectadores que estamos ante una obra maestra, y va a ser que no.

El instante más oscuro

Ver Post >
Sobre el autor Asier Manrique
Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Otros Blogs de Autor