Diario Vasco
img
Buenas noticias, con ‘peros’
img
mirengutierrez | 24-10-2014 | 10:02

Europa acuerda un recorte del 40% en las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) respecto a los niveles de 1990 para 2030, y una cuota de renovables del 27% y un objetivo del 27% de eficiencia energética, así un impulso de las interconexiones.

Es una buena noticia y ya era hora. Esperemos que tenga un efecto domino en otros países, especialmente en China, que es actualmente el mayor emisor de CO2 en términos absolutos, y en Estados Unidos, el mayor emisor si se mide per cápita. La maquinaria diplomática europea debe ponerse en marcha rápidamente en vísperas de la cumbre de Lima, del 1 al 12 de diciembre del 2014, y de la cumbre clave el año próximo en Paris, donde se acordara el sucesor del Protocolo de Kioto.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (conocido por sus siglas en inglés, IPCC) lleva diciendo mucho tiempo que hemos agotado el tiempo. Pero también que el implacable incremento de las emisiones  se puede frenar usando una variedad de cambios de comportamiento y medidas tecnológicas. Pasar de ahí tendría consecuencias terribles. Según el último informe del IPCC, si se quiere limitar el aumento de temperatura global a 2 grados centígrados para final de siglo, habría que reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero entre un 40% y un 70% para 2100 con respecto a las emisiones del año 2010.

Pero este no será un objetivo sencillo. Los Estados mantienen la soberanía sobre la política energética, con muchos intereses en juego alrededor del sector de los combustibles fósiles. Y esta decisión tiene aspectos que no quedan claros o se dejan a la implementación voluntaria, como por ejemplo el objetivo de eficiencia. De hecho, algunas empresas dedicadas a la eficiencia energética ya están diciendo que este objetivo nada tiene de ambicioso. Además existe una cláusula que podría abrir el acuerdo a una revisión y a fijar nuevos objetivos (supongo, menos ambiciosos) si es que la decisión europea no se ve secundada e igualada en Paris por otros países.

Este asunto es crucial. Informes que hemos publicado en el Overseas Development Institute demuestran que, si no se combate el cambio climático, el mundo puede despedirse de terminar con la pobreza, porque será un impedimento para millones de personas, especialmente en África, salgan de la pobreza y muchas volverán a ella a consecuencia del cambio climático.

Existe un amplio consenso en la comunidad científica sobre lo que hay que hacer. El acuerdo europeo está al borde de lo mínimo necesario indicado por el IPCC –recortar las emisiones entre el 40% y el 70% para 2100. Es un buen comienzo, pero queda mucho por delante.

Otros Blogs de Autor